Blogia

EN MI NEBULOSA (Reflexiones desde mi lógica difusa)

La vida en la cárcel

Ya han pasado un par de años desde que empecé a colaborar como voluntaria en la cárcel y aún asi, cada día que tenemos taller descubro algo nuevo de la vida en prisión..La vida cotidiana en prisión es casi un misterio para los que nunca han estado un recinto penitenciario y como ya he dicho, a los que vamos semanalmente nos sigue sorprendiendo.

Esta tarde, navegando en internet, he encontrado un artículo interesante sobre una iniciativa que un expresidiario puso en marcha hace un tiempo; un blog con información sobre los aspectos que rodean el día a día en prisión; la droga, los teléfonos, el peculio, los vises...

Aquí dejo el enlace del artículo del Ciberpais por si a alguien le interesa:
http://www.elpais.com/articulo/portada/blog/carcel/elpepisupcib/20080925elpcibpor_2/Tes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Si no lo digo reviento...

Tenía la sensación de que el curso acabó hace tiempo; si ya asistimos a las sesiones, si ya elaboramos un trabajo final, si ya “sufrimos” en nuestras carnes el aprendizaje colaborativo… ¿qué más podía haber? Habíamos trabajado juntas y aunque, por supuesto, siempre hay cosas mejorables, tanto el producto como el proceso me habían gustado, me habían hecho reflexionar, abrirme a otros puntos de vista… Todo era felicidad y satisfacción por lo que me parecía un trabajo bien hecho o al menos hecho con mucho esfuerzo, un final prácticamente feliz pese a los continuos momentos de crisis y reflexión que me suponían las clases.

Ahora me he dado cuenta que no… ¡me he dado cuenta de que vivía feliz pero engañada! Hoy, por fin, han terminado las tres sesiones que daba otra profesora. Hemos estado hablando sobre la autoestima en un plano más bien teórico. En estas sesiones se acabó el pensar, el reflexionar, el dar mil vueltas a las cosas, el ir más allá, el buscar otras explicaciones, relaciones más complicadas… ¿Cómo puedo echar de menos lo que, al principio, solo me parecía un quebradero de cabeza?  

A lo mejor lo que voy a decir no es políticamente correcto, o ni siquiera correcto pero ¡qué decepción de clases! Ya no me gusta que me suelten un rollo sobre la autoestima porque todo lo que se ha dicho en clase lo podría haber buscado yo en un librito de autoayuda si hubiese querido, ya no me gusta que me den un test sobre autoestima que parece sacado de la super pop como si eso fuera una fórmula mágica. Estoy decepcionada, enfadada  y digo todo esto porque necesito expresarlo aunque  con ello parezca demasiado dura, demasiado borde, demasiado desconsiderada con la profe… aunque tenga consecuencias negativas, necesito decirlo. Es de esas ocasiones en las que piensas “si no lo digo reviento”.

Esta segunda parte de la asignatura no ha tenido ninguna conexión con la primera parte del curso o al menos a día de hoy no me lo parece… el temario ha sido distinto, la forma de abordarlo también así que el tema de la evaluación, evidentemente también lo va a ser. Hoy nos hemos enterado de cuál va a ser nuestro nuevo trabajo final; se nos ha propuesto realizar una intervención con niños que tengan una baja autoestima. Así dicho, puede parecer sencillo… pero yo me pregunto ¿ha tenido la profesora en cuenta que la mayoría de nosotras no tratamos para nada con niños? ¿Qué muchas no tenemos ningún tipo de facilidad para entrar en un aula a observar y mucho menos, para intervenir?  En mi caso, por ejemplo, el único colectivo con el que “trabajo” son hombres internos, con reclusos y aunque trabajar con ellos la autoestima sería enormemente interesante no sé si va  a ser posible por multitud de factores así que haré lo que pueda, si puedo intervenir lo haré y si sólo puedo diseñar una intervención, me tendré que conformar con eso…

Siempre nos han dicho que cuando seamos profesores deberemos adaptarnos a las condiciones de sus alumnos, a sus posibilidades, a sus características… ¿por qué ahora entonces, no se nos ha tenido en cuenta para nada? ¿Por qué nos han explicado el temario como si fuéramos alumnos recién llegados a la universidad que nunca hubiéramos oído hablar de autoestima y en cambio a la hora de evaluarnos se nos exige algo que, en la mayoría de los casos, está fuera de nuestras posibilidades?

En búsqueda de sueños... III

En búsqueda de sueños... III

Pero todo eso que todas ellas llevaban en sus adentros, esa necesidad de encontrar un fin a su vida salió a la luz. En la búsqueda desesperada de encontrar esos propósitos alguna de ellas hizo algún intento de lucha, de escapada… Pero fue imposible conseguirlo.

Cada una podía aportar algo propio de sí, algo que la caracterizaba. Pero ninguna sola era capaz de conseguir alcanzar volar.  Además no había opción a querer compartir ese sueño con nadie más que de palabra, la genialidad propia se la guardaba cada una para sí como esperando un milagro que nunca llegaba…

http://laraalcantaragonzalez.blogia.com/

Una noticia curiosa...

Ya dije en la primera bitácora sobre prisiones que en la cárcel se puede ver casi todo...después del polémico streptease en la cárcel de Picassent y una multitudinaria pelea en la misma prisión sólo unos días después decidí buscar en internet qué noticias se públican en los periódicos sobre las cárceles y me encuentro una bastante "curiosa" por definirla de alguna manera... tras leerla y releerla varias veces, a día de hoy sigo sin saber qué pensar...¿qué hace que sucedan este tipo de cosas? ¿son hechos relativamente frecuentess? ¿quién abusa de quien? ¿puede que no haya abuso sino un mutuo acuerdo? ¿es el hacinamiento y la superpoblación en las cárceles españolas el motivo principal de este tipo de sucesos?¿qué haría si un día me encontrara con una situación parecida?Realmente, no encuentro respuestas..Esto es lo que se decía en la edición digital del periódico 20 MINUTOS hace ahora algo más de un año; el 21 de enero de 2008.

"El pasado viernes, según una información que publica hoy el Diario El Mundo, una funcionaria de la prisión de Palma de Mallorca se topó con un recluso que salía del aseo de mujeres mientras se abrochaba la cremallera del pantalón. La empleada sospechó y cuando entró al lavabo, comprobó que en el interior había otro funcionario.  Tras interrogar al interno, el recluso confesó. El funcionario le acababa de practicar una felación.  El suceso tuvo lugar en el módulo de comunicaciones del recinto penitenciario, conocido habitualmente por el 'donut'.  El funcionario M.F.L., de 33 años, había convencido al recluso para que entrara con él en los aseos. Una vez allí, el empleado público consumó la felación. El interno J.L.S.E., de nacionalidad colombiana, cumple condena en el recinto de nueve años de prisión por tráfico de drogas, según asegura El Mundo. Tras recoger el testimonio del recluso, la funcionaria elaboró un informe para que quedara constancia de lo ocurrido. Dicha queja la remitió a la dirección del Centro Penitenciario de Palma para que adoptase las medidas oportunas. Instituciones Penitenciarias ya ha abierto una investigación para tratar de esclarecer lo sucedido en la prisión de Palma."

SE BUSCA:

SE BUSCA:

 

-         Española, 21 años.

-         Procedente de una familia desestructurada. Padre narcotraficante.

-         Abandono escolar temprano. Solo conoce la ley de la calle.

-         Madre soltera desde los 16 años.

-         Delito: Tráfico de drogas.

-         Condena: 2 años.

-         1 año en prisión.

-         Su objetivo al salir: recuperar a su hija y formar una familia

 

 

LA HISTORIA:

 

Hace un año que entré aquí y aún me queda un año de condena, volveré a vivir este día 365 veces más en este puto chabolo. Tengo 21 años y todos me llaman la Choni. Soy de Orcasitas (Madrid) de toda la vida. Allí, en mi barrio, en mi propia casa, por mi propio padre descubrí las drogas y desde pequeña comprendí que venderlas es más fácil que estudiar y da más pasta, claro… A los 15 años me fui a vivir con  mi chorbo, el Jonathan y empecé a trapichear. A los pocos meses me quedé embarazada y el Jonathan me dejó por la Vane. ¡Será p…! Así que cuando tuve a mi Sheila Natalia me fui de casa del Jonathan y volví donde mi vieja. A todo esto yo seguía con mis lios…cada vez ganaba más pelas y hacía más entregas. No paraba de comprarme ropa y oros, sobre todo oros. Hasta que un día me canteé y me pillaron de marrón. Asi que por eso estoy aquí, deseando salir para ver a la Sheila y formar una nueva familia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

“En la cárcel no se viven 365 días al año, sino un día 365 veces”

“En la cárcel no se viven 365 días al año, sino un día 365 veces”

La primera vez que oí esa frase, en boca del propio Valverde,  pensé “ ¿de verdad es posible vivir exactamente lo mismo día tras día, por muy encerrado que uno esté?”. Tras casi un año de voluntaria  en prisiones, estoy segura de que en la cárcel todo es posible. Por eso trato que “mis presos” vivan, al igual que lo hago yo, un día distinto a la semana…

 

Todo el mundo me pregunta que porqué voy a dar un taller de ocio y tiempo libre a la cárcel y encima los sábados por la mañana ¡un día en el que no hay porqué madrugar! No sabría qué responder; solo sé que la cárcel “engancha”, que detrás de todo ese mundo anormalmente extraño hay una misteriosa razón que hace que, los sábados, no me importe levantarme pronto aún cuando odio madrugar. Puede ser que esa razón misteriosa sean los propios internos. Y es que dentro de la cárcel, como sucede en todos los sitios, hay gente “buena” y gente “mala”. Por suerte, yo sólo me he encontrado a los buenos.

 

En la cárcel  he encontrado al que trabaja sin cesar y cada semana lee un libro, al que me llama “señorita” y se sonroja cuando se le escapa un “mi amool”, al que baila claquet, al que siempre se fija en mis uñas pintadas de rosa, al que necesita borrarse un tatuaje antes de que lo vea su  madre, al que no cuenta porque está dentro por si nos asustamos, al que le dejan salir de su módulo sin necesidad de ir a buscarle, al que traduce lo que pone en mis camisetas y sudaderas, al que me siempre pregunta que tal aunque sólo me vio un rato, al que me dice que deje de fumar sin borrar la sonrisa de su boca, al que nos escribirá desde Barcelona y por supuesto, al que me invita siempre a café y encima me echa canela… He encontrado a muchos más y podía seguir escribiendo horas sobre ellos pero esta primera reflexión, que probablemente nunca leerán, es solo para darles las gracias. Sin ellos todo hubiera sido más difícil y desde luego, mucho menos humano.

Próximamente....

Por fin ya podemos ir desvelando algunos secretos sobre nuestro trabajo...la verdad es que lo necesitaba, me cuesta guardarme  las cosas y con esto he estado aguantando porque era grupal que si no...aún asi lo he ido contando por ahí, a personas de confianza.. Quería colgar el video directamente aquí para que lo viera todo el mundo como he hecho con tuenti pero he leido que para subir archivos hay que saber un poquito de programación y si me costó insertar un contador no se lo que me podría tirar para colgar esto... asi que copio y pego el enlace de youtube y si se ve, buena suerte y no se ve pues id a verlo a youtube que es muy bueno!! Y esto solo el principio porque pronto habrá más novedades. No digo ni cómo ni donde ni cuando, solo advierto que hay que estar alerta!!!! Ahí va el enlace...

http://www.youtube.com/watch?v=zviTrkeECCU

Donde todo empieza...

Donde todo empieza...

Siempre me pasa lo mismo;  llega el final del curso, la asignatura o como se quiera llamar a nuestros ratillos en la uni y tengo la impresión de que es aquí y ahora donde todo empieza. Siempre llego tarde y  es  que me parece que las clases han pasado demasiado deprisa, igual que le sucede a un papel de periódico ardiendo… Llega el momento del trabajo final y aún me veo allí sentada el primer día de clase pensando ¿pero  por qué me he metido yo en esto? Y aquí estoy ahora, pensando en cómo podría ser el misterioso trabajo final…

 

Escribo ahora porque, por fin, parece que las cosas avanzan. Hemos llegado, más o menos, a decidir lo que queremos hacer aunque supongo que nuestro producto irá sufriendo pequeñas modificaciones a medida que lo realicemos pero bueno ¡ya está decidido! Nos ha costado pero lo hemos conseguido. O, al menos, a mí me ha costado… Ya sé que en estas cosas del aprendizaje colaborativo hay que disfrutar del proceso, pues es tan importante como el producto en sí pero este proceso, de verdad lo digo, estaba empezando a quemarme. Estuvimos unos días, no sé cuántos exactamente, proponiendo cosas, comunicándonos vía email diciendo que nos gustaba y qué no de las diferentes propuestas, etc. pero como comenta Mary en su blog, no sé si todos teníamos las mismas metas y objetivos. Las cosas empezaron a parecerme un diálogo de sordos, en el que todos decíamos que queríamos nosotros mismos pero no pensábamos en lo que querían los demás. Al menos esa es la sensación que tuve hasta el jueves.

 

Para mí  el jueves fue un día clave… Ese día, cogimos un tren (y no solo en sentido metafórico) que parecía llevarnos, al menos, a nuestra primera parada dentro de este trabajo que antes me parecía casi tortuoso pero que, ahora empieza a engancharme de verdad. Como dice una canción de Fito “yo he crecido cerca de las vías y por eso sé que la alegría y la tristeza viajan en el mismo tren”.  Ese día, como decía, llegamos a una idea que, creo,  nos convenció a casi todos, o al menos a todos los que estábamos presentes. Una idea que podía englobar parte de las anteriores y que, además, es fácilmente modificable para adaptarla a los intereses y motivaciones de cada uno.  Una idea que, a día de hoy, es como es gracias a las ideas de todos y que en un futuro próximo solo será un hecho tangible si todos colaboramos en varios aspectos. Y creo que hasta aquí puedo leer, porque no quiero adelantarme a los acontecimientos. Solo puedo decir, CONTINUARÁ…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres