Blogia
EN MI NEBULOSA (Reflexiones desde mi lógica difusa)

Una educación para el cambio. Reinventar la educación de los adolescentes.

La lectura sobre la educación de los adolescentes de Hargreaves se debatió en clase en pequeños grupos. Una vez tuvimos claras algunas ideas importantes las personas del grupo fuimos rotando para comentarlas con otros compañeros.

En muchos grupos surgió la misma idea, no se diseña un currículum que fomente el interés de los alumnos adolescentes. Los jóvenes no consideran relevantes los contenidos de la escuela y para muchos, la única motivación que les hace seguir es la obtención del título, que al fin y al cabo, parece ser lo único que valora la sociedad en general. Para otros jóvenes el título no es suficiente para seguir, ya que piensan que, al margen de la escuela, también podrán conseguirlo.
Este es el caso de muchos jóvenes que entran en Garantía Social, pensando que allí van a conseguir el título sin esfuerzo alguno. Lo que no saben es que la por aprobar el curso de Garantía no consigues ni el título en E.S.O ni ninguno equivalente sino que sirve para acceder, de manera distinta a la convencional, a los estudios de Grado Medio.

Hargreaves plantea tres tipos de problemas en el currículum que concierne a los jóvenes:

- Pertinencia.
- Imaginación.
- Ausencia de desafíos.

La pertinencia hace referencia a que el niño debería sentir que pertenece al grupo educativo, al sistema escolar porque es un eslabón más. La verdad es que esto sucede en pocas ocasiones, el alumno se siente desvinculado de la institución de enseñanza ya que no ve ninguna conexión entre lo que ésta le ofrece y la vida real. Esto se debe, entre otras cosas, a que, en ocasiones, los profesores de secundaria se centran única y exclusivamente en su materia sin relacionarla con ninguna otra.

Las clases magistrales, sin ningún tipo de estímulo para el alumno ya qua no participa en la construcción de su propio conocimiento, son otro ejemplo de los problemas del currículum, en este caso, el problema de la falta de imaginación. No se valora la imaginación como forma de construcción de conocimiento y tampoco se alienta a los profesores a que la utilicen para innovar en el aula y captar la atención de los alumnos.

Por último, se presenta el problema de la ausencia de desafíos; el alumno, en muchos casos, lo que quiere es obtener su título y no piensa que la escuela pueda plantearle ningún otro reto.

Para conseguir una educación verdaderamente útil y eficaz para nuestro jóvenes habría que que tratar seriamente de solucionar esos problemas, por ejemplo, creando una escuela más imaginativa enla que los alumnos se impliquen activamente en su proceso de aprendizaje.
También se debería buscar una mayor cooperación y colaboración entre lso distintos profesores y personal docente para hacer, entre todos, que la escuela sea más motivadora para el alumnado, que le plantee desafíos y le haga sentir parte de ella.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres