Blogia
EN MI NEBULOSA (Reflexiones desde mi lógica difusa)

¿Me parezo a papá o a mamá?

“¿Me parezco a papá o a mamá?”, me preguntó mi hermano cuando vio que ya había terminado de corregir los tests. “A ninguno de los dos” le contesté yo pero le dije que si le servía de consuelo era el que tenía un apego más seguro de todos. No se si lo entendió bien pero creo que le gustó la idea. Antes de pasar los test estuve pensando que podría salir. Pensé que mi padre sería huidizo, mi madre segura, mi hermano huidizo o incluso ambivalente (creo que tengo demasiada mala imagen de él) y yo huidiza también. De tantos pronósticos, solo acerté con el de mi padre.

Mi padre es huidizo que se aleja y algo más que no se cómo definir porque puntúa bastante alto en las relaciones secundarias y en los demás apartados puntúa bajo (necesidad de aprobación) o moderado. Pese a ser una mezcla un poco rara, la verdad es que su resultado no me sorprendió mucho.

Comento ahora lo de mi madre. Como ya he dicho, pensaba que el apego de mi madre sería seguro porque se caracteriza por mantener relaciones intimas afectivas, cariñosas. Mi madre que siempre nos había querido tanto no podría tener otra cosa. Y es aquí cuando empiezan a fallar mis predicciones. Mi madre resulta ser huidiza que se aleja con algunos rasgos del modelo seguro.

Viendo esto imaginé que mi hermano y yo estabamos condenados a ser huidizos con rasgos de otro modelo a lo mejor, pero huidizos al fin y al cabo. De todos modos, eso es lo que yo había imaginado desde el principio. Segundo fallo, los dos seguros. Mi hermano puntúa alto en confianza en sí mismo y en los demás y bajo en el resto excepto en relaciones secundarias que es moderado. Y por último estaba yo que había salido al revés que mi madre, segura pero con rasgos de huidiza.

No me extraño mucho que no saliéramos como mi padre porque se pasa la mayor parte del día trabajando y no ha sido nuestro principal cuidador pero lo de mi madre si que me dejó un poco desconcertada. Dándole vueltas al tema llegué a dos explicaciones que pueden llegar a ser lógicas. La primera, mi madre antes tenía un apego seguro (como el que ahora tenemos nosotros) y éste ha podido cambiar entre otras cosas, porque lleva fatal lo de tener dos hijos adolescentes, una que termina y uno recién estrenado. La otra explicación que le encuentro es que nosotros seamos seguros por que mis abuelos también lo son, y como ellos son junto con mi madre, quienes más tiempo han pasado con nosotros, a lo mejor lo hemos “heredado”. Si no, yo ya no se que puede ser.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres